¿Qué seguro necesitas si vas a organizar un campamento, campus o escuela de verano??

Los organizadores siempre deben tener en mente que su negocio necesita estar asegurado

El verano está a la vuelta de la esquina, el buen tiempo y los días más largos invitan a todos a pasar más tiempo al aire libre y para los más pequeños de la casa, llega la época de campamentos, campus y escuelas de verano.

Estas actividades de verano son el mejor plan para los niños y sus padres lo saben, por este motivo dedican mucho tiempo a buscar y elegir una buena opción que cumpla con todos los requisitos para sus hijos. La oferta es muy variada y la competencia en el sector alta, por lo que destacarse es esencial y cumplir con los estándares de seguridad es vital para que los padres estén tranquilos.

El papel fundamental lo tienen los organizadores, que deberán estar preparados para afrontar la temporada con todo bajo control.

Antes de ofertar este tipo de actividad son obligatorios por parte del organizador la contratación de dos tipos de seguros: Responsabilidad Civil y Seguro de Accidentes.

¿Qué seguros deben tener?

Responsabilidad Civil: cubre la defensa jurídica y fianzas penales para protegerte en caso de reclamaciones. Por ejemplo, si algún niño se intoxica, sufre lesiones mientras realiza una actividad del campamento por posibles negligencias de los monitores contratados.

En definitiva, este seguro asegura al organizador frente a cualquier reclamación de un tercero.

Seguro de accidentes: cubre la asistencia sanitaria inmediata, para que no tengas que preocuparte si algunos de los participantes sufre un accidente. Este seguro cubre gastos médicos ante cualquier accidente o lesión producida durante la estancia en el campamento.

Está cubierto también un capital por invalidez y por fallecimiento si ocurriera algún accidente más grave.

¿Por qué son necesarios estos seguros?

Si el campamento, campus o escuela de verano se encuentra situado en Andalucía, la ley de esta comunidad obliga a los organizadores a tener contratados los dos seguros. En otras Comunidades Autónomas, aunque no es obligatorio es muy recomendable.

¿Aún te preguntas por qué?

Si alguno de los niños que están disfrutando del campamento sufre una intoxicación o una caída grave, los gastos médicos que genere su hospitalización o la reclamación de sus familiares los deberá afrontar el organizador. Por este motivo, si cuenta con estos dos seguros que respalden esta actividad, su responsabilidad y todos esos gastos quedarán cubiertos.

En conclusión,  no solo se ahorrará dinero sino también preocupaciones.



Deja un comentario